Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
29/4/2008 - César Fuentes Rodríguez - El nombre del periodismo metalero argentino

En un país donde el metal no es tomado con la seriedad que se merece, César Fuentes Rodriguez, a través de sus revistas, le dio un espacio profesional. Desde sus comienzos en Riff Raff, la creación de Madhouse y la a veces controversial Epopeya hasta la actualidad con Réquiem, César informó sobre el metal, sin ventilar rencores personales y a través de criticas constructivas y entrevistas a las bandas mas importantes de la escena nacional e internacional.
A veces odiado, pero siempre leído y escuchado, César recorrió un largo camino en los medios de comunicación, como la emisora Rock &Pop y el canal de televisión Much music.
Luego de su viaje a España, país donde tuvo que mudarse a causa de la crísis económica, volvió a Argentina, escribió El viaje de la doncella una biografía no autorizada de Iron Maiden y; Mundo gótico, un libro sobre la cultura gótica y dirige una de las revistas argentinas de metal mas sofisticadas del momento: Réquiem.
 Aunque hasta hubo proyectos en su contra como el “Anti Cessar Fuentes Tour” él no se va, por el contrario, pisa mas fuerte que nunca.

¿Cómo comenzó tu carrera en los medios?
Empecé a escribir de muy chico, cuentos y proyectos de novelas, pero casi no publiqué nada. Pasé de la literatura al periodismo porque quería escribir sobre la música que me gustaba, llámese rock and roll, heavy metal o rock con mayúsculas y a secas. Eso habrá sido por el '82, cuando hacía unas columnas para un fanzine de la Facultad. Tiempo después pedían redactores para una revista especializada llamada Riff Raff y ahí empecé a publicar regularmente. Un tiempo después de que la revista desapareciera, se me ocurrió la complicada idea de crear y costear Madhouse y poco a poco vino todo lo demás. Casi siempre me desarrollé en medios independientes o en proyectos que yo mismo monté.

¿Por qué decidiste en Epopeya utilizar una temática épica?
Quería darle un concepto identificador a la revista y elegí algo que formaba parte de mis aficiones. Siempre me fascinó el género épico, la historia, las narraciones extraordinarias... Para mí fue lo más natural del mundo.

¿Qué te llevo a escribir un libro sobre la cultura gótica?
Un día me dí cuenta de que casi todo aquello que los góticos incluían como esencia de su movida, también eran aficiones mías que había venido cultivando sin haber pasado por ella… el cine, la literatura, determinados gustos estéticos, ciertas formas sofisticadas de arte erótico y en algún punto también algo de la música. Así que me puse a investigar y me encontré con que había material interesante para un libro. Cuando la gente de la editorial Quarentena me preguntó si tenía algo en carpeta luego del libro de Maiden, le respondí con este proyecto y aceleré la redacción. La parte de música originalmente no la iba a hacer yo, porque ahí es donde más lagunas y discrepancias tengo con lo gótico y no me interesaba demasiado profundizar; iba a hacerla Exequiel Núñez, pero al final terminamos redondeando ese capítulo entre los dos.

Tu último libro es una biografía no autorizada de Iron Maiden, cuando uno escucha no autorizada se imagina escándalos ¿Qué podemos esperar de este libro?
No, nada que ver con escándalos. La diferencia es otra. Cuando hacés una biografía oficial dependés totalmente del artista tanto para realizarla como para ponerla en circulación, y si el artista no está de acuerdo con lo que escribís, estás obligado a restringirte. En cambio, una biografía no oficial te permite una mayor flexibilidad en el punto de vista. Ambas son válidas, porque es como que una te aporta la visión interna y la otra una externa, pero uno se puede tomar una cierta distancia con respecto a la no oficial. En el caso del libro de Maiden, me pareció más piola contar la historia casi como un fan y poner énfasis en la amenidad antes que en la abundancia de los datos, porque Maiden es una banda que le pertenece en gran parte a la gente y mucho de su imagen ha sido construida desde afuera, desde la idealización de los fans. Todo eso, creo yo, se venía perdiendo en las biografías oficiales.

¿Sabes cómo han sido recibidos tus libros entre los fanáticos de Iron Maiden y los góticos?
Hasta donde sé yo, muy bien. Si me tengo que guiar por las críticas en medios, excelente. La gente que se acercó o me envió mensajes también parece estar muy satisfecha. Lo que más me llamó la atención es la cantidad de contactos que tuve desde el exterior por ambos libros para notas y reportajes. Supongo que ésa es una buena señal, también.

Ahora, gracias a las facilidades de Internet hay mas “periodistas de rock” dentro del heavy metal, ya sea en blogs, páginas o radios on line ¿Qué opinión te merece esa nueva generación de periodistas del metal?
Ante todo me parece fantástico que haya más periodistas, como decís vos, porque siempre fui de los que piensan que el periodismo es ante todo una actividad que se ejerce. Seguramente se pueden aprender cositas en estas academias de periodismo que están tan de moda, y hay montones de aspectos que atañen a la formación del periodista para incluir en el bajaje propio, pero lo realmente importante del periodismo es hablar de lo que pasa y eso es algo que fundamentalmente se ejerce. El modo en que se ejerce es lo que siempre se puede mejorar. Siempre te vas a encontrar con gente que tiene blogs o fanzines y no sabe escribir, gente que tiene programas de radio y no sabe hablar, o gente que hace televisión y no sabe qué hacer con la imagen, pero encontrarte con esta gente siempre es preferible a que falten lugares en donde expresarse y documentar la experiencia de todos los días. Si en algo haría énfasis con respecto a los nuevos periodistas, sería lo mismo que con respecto a los viejos: la ética. La ética es indispensable. Y creo que por desgracia en las academias no enseñan nada de eso.

En Epopeya se creía que había una sociedad con Nems ¿todavía mantenes esa relación entre la discográfica y Réquiem?
Por supuesto que había una sociedad con Nems. Figuraba en la revista como "productora ejecutiva". Esto quería decir que la discográfica se comprometía a soportar los gastos de la edición asegurando una cantidad de publicidades por número. En cuanto al contenido, Nems nunca tuvo nada que ver, la independencia editorial de la revista siempre fue absoluta. Con respecto a Requiem, Nems es un anunciante más de los que apoyan la edición número a número.
 
Viendo en retrospectiva el anti cessar fuentes tour y el hecho de que tu nombre estaba escrito con doble s porque te consideraban “fascista” ¿Qué pensas de el?
Hasta donde yo sé, la doble s la ponían porque ellos eran fascistas. Así lo declararon en su fanzine, además. Por algo estaban rabiosamente en contra de la libertad de expresión y lucharon por acallar las opiniones de los que no coincidían con ellos, incluso con violencia, amenazas y demostraciones de patoterismo. De ninguna manera podía ser yo el de esas ideas cuando me pasé años escribiendo a favor de las libertades individuales y el derecho del fan a escuchar lo que se le dé la gana sin prejuicios y sectarismos pelotudos.

¿Vivis de periodista de rock o tenes otras fuentes de ingreso?(pregunto esto porque una vez leí una nota en la que decías que no viviste de las ganancias de Madhouse y Epopeya)
Nunca jamás viví del periodismo ni de ganancias que tuvieran que ver con él o con el rock. Todo lo contrario, casi siempre puse plata para bancar mis proyectos y muchas veces la perdí miserablemente cuando estos naufragaron. Esto habla a las claras de la imbecilidad de los que viven acusándote de hacer cosas por la guita. Pero es que hablar es tan fácil... sobre todo en la Argentina. Ojalá hubiese hecho algo de plata o al menos recuperado algo de lo que perdí, así tendría para emprender un montón de proyectos que hace tiempo quiero llevar a cabo y no puedo.

¿Por qué le pusiste Réquiem a tu revista?
No fui yo. De hecho, cuando la revista comenzó yo estaba viviendo en España. El nombre lo eligieron entre todos los que armaron la revista entonces y el de la sugerencia fue el fotógrafo Carlos Mattioni, un pibe alucinante que lamentablemente falleció hace unos años. De algún modo los que escribimos en ella, la consideramos un réquiem para él.

¿Cuál consideras que fue la nota o artículo más importante que hiciste?
No sabría decirte, hay demasiado de dónde elegir. Quizás para mí el más significativo fue el que hice con Jimmy Page y Robert Plant cuando vinieron por primera vez a la Argentina, tanto por las características del reportaje como por la responsabilidad de hallarme frente a los héroes de mi adolescencia.

De todos tus proyectos ¿Cuál es del que estas mas orgulloso?
Estoy orgulloso de la mayoría realmente, aunque tengo una visión crítica muy particular de cada cual. Creo que si tengo que mencionar uno, elijo Epopeya. Se dio prácticamente todo lo ideal para mí en una revista: total integridad editorial, gran nivel de escritura, compañerismo entre los integrantes, conexión con los lectores, suficiencia de recursos y, por qué no, la coincidencia con una época maravillosa en la que Argentina recibía bandas y estaba en contacto con el mundo sin la inferioridad económica de estos días. Tanto hicimos lo que se nos dio la gana en aquella revista que yo hasta me despaché con diecisiete capítulos impresos de la Historia de Roma. Hoy hasta me resulta increíble. Mirá, justamente acabo de colgar de la red un sitio personal en donde alojé esos 17 capítulos más los tres que habían quedado inéditos (www.requiemweb.com.ar/cfr) y mientras repasaba los textos apenas podía imaginarme cómo la gente nos tuvo tanta paciencia y nos siguió tanto.

Contanos, ¿cuáles son los proyectos para este año?
Además de ponerle el hombro a Requiem, que está saliendo cada vez mejor, mi idea es continuar publicando libros, entre ellos los míos. El más inmediato es una novela que se llama "El Infierno Y Los Celacantos" y combina elementos policiales, eróticos y de ciencia ficción. Casi puedo afirmar que se trata de una novela gótica. La terminé mientras estuve en España y creo que ya llegó el momento de publicarla. También tengo un libro de cuentos y un ensayo sobre las mentiras de la religión que están en preparación. Iré colgando las novedades en el sitio a medida que se sucedan.

Para cerrar, ¿querés dejar algún comentario para nuestros lectores?
Agradecimientos, ante todo, para los responsables del sitio por este reportaje, y para los lectores por la paciencia de leerlo. Internet es una herramienta maravillosa y todo lo que amplíe nuestra experiencia vital vale la pena. Si sirve para reforzar nuestro diario disfrute del rock and roll y el heavy metal, entonces hay una razón más para celebrar. Que sea con la copa en alto.

 

Por Victoria Aznarez